Variación de la posición sobre la bicicleta a distinta carga

Adrián Moro Muñoz nos desvela en este interesante artículo algunos aspectos clave a tener en cuenta durante un estudio biomecánico.

Variacion-de-la-posicion-sobre-la-bicicleta-a-distinta-carga

Uno de los principios durante un estudio biomecánico es colocar al ciclista en una serie de ángulos óptimos que nos garanticen una correcta aplicación de fuerza, y con ello la prevención de patologías relacionadas con la posición sobre la bicicleta.

Pero la posición no es siempre fija, nos vamos moviendo sobre el sillín dependiendo de múltiples variables como el cansancio, el terreno, etc. Una de las variables que condicionan las angulaciones (cinemática) que el ciclista genera sobre su bicicleta es la potencia aplicada.

Os queremos mostrar un ejemplo, que extrajimos de una de las clases que impartimos en el último Nivel II de Biomecánica Aplicada al Ciclismo de la RFEC.

Varios profesores quisimos poner en consonancia una serie de sistemas (sensores inerciales, IMU’s, presiones de sillín, presiones plantares y cinemática en 2D) para comprobar cómo variaba la posición del ciclista y si todos los sistemas arrojaban la misma información.

Hicimos dos tomas de datos: la primera cuando el ciclista pedaleaba con una resistencia de 100w y la segunda cuando esta carga incrementaba a 350w. Esta es la comparación de angulaciones que nos aporta el sistema de medición en 2D (STT Systems©).

A medida que se aumentaba la carga:

          La cadera se hace más estable, es decir, el ciclista se mueve menos sobre el sillín. Esto se pudo observar con dos sensores inerciales (Leomo© y Wiva©), que arrojaban datos muy parecidos. También aumentó la presión en los dos isquiones, medido con sensor de presiones sobre el sillín (Wiva©), lo que contribuye a la estabilización de la pelvis sobre el sillín.

          El tobillo “talonea” ligeramente más a mayor carga, lo que se traduce en un ligero aumento de extensión de rodilla y en una disminución de la máxima flexión de rodilla.

          Nuestro ciclista, a consecuencia del aumento incremental de carga, se tumbó ligeramente más sobre la bicicleta, pero no adelantó excesivamente su apoyo en el sillín.

Pudimos concluir que toda la tecnología que usamos en esta pequeña valoración coincidía en sus datos. Haciendo hincapié en la idea de que “lo que no se valora no se puede saber o intuir”. La valoración de cada sujeto es completamente individual, y así deberemos individualizar la carga que apliquemos durante el estudio para intentar acercarnos al máximo a las condiciones normales del ciclista.

Adrián Moro Muñoz

adrianmoro@entrenamientociclismo.com

www.biomecanicaciclismo.com

PATROCINADOR

FEDERACIÓN EXTREMEÑA DE CICLISMO

Traseras Calle Platón s/n 06800 | Mérida (Badajoz)
924388611